Últimos comentarios

Selecciona una categoría:

Blog: Karmenka desde los Polos

¿Por qué?

El hoyo en la nieve helada avanza y por fin empieza a aparecer algo…

¿Qué es? Un tornillo de expansión comúnmente llamado bolt, de los que clavamos en la roca para sujetar la barra metálica a la que fijamos las sondas. ¡Eh! ¡¡Pero no está la barra!! ¿Qué pasa? Seguimos avanzando con el agujero en la nieve y aparece un segundo… y un tercero… y así llegamos hasta un sexto. Según va apareciendo cada bolt, dentro de mí recibo una especie de golpe, de sacudida.

Parece que no está la estación y todo apunta a que haya sido una labor humana, no un efecto producido por la naturaleza. Si hubiera sido por una crecida importante del río, se hubieran aflojado los tornillos clavados para posteriormente soltarse la barra. Pero no, los bolts están ahí, completamente fijos. Siguen anclados en la roca porque estaban muy bien instalados. Da la sensación de que con una llave desenroscaron las tuercas y sacaron la barra metálica y con ella las sondas instaladas en el fondo del cauce del río.

El tiempo se para. Tengo la sensación de estar atrapada en un silencio absoluto. Si tuviera que explicar qué es la nada, describiría este momento. A continuación es todo lo contrario, recorren mi mente en cuestión de segundos y a velocidad de la luz, un sinfín de imágenes que captan en un abrir y cerrar de ojos, todo el esfuerzo personal y económico que durante años ha supuesto el mantener esta estación que ya no existe y el trabajar en ella. Sacrificios, condiciones duras, muy duras a veces. Casi inhumanas en ocasiones, en serio, ¡creedme!. No me apetece ahora describirlas. Quién sabe, a lo mejor algún día, cuando el tiempo siga su avance imparable, me siente ante el ordenador y os narre algunas de las anécdotas de esta estación, que ya forma parte del pasado… Pero, ¿qué importa ahora?

Datos perdidos desde el 2009, medidas cada hora registradas desde entonces… ¡¡Todo eso desaparecido!! ¿Por qué? ¿Por qué no nos han contactado antes? ¿Por qué? ¿Por qué?... No entiendo al mundo. No entiendo a la gente. A nadie le importa nada. Qué más da que el hielo se funda a toda velocidad…

Cambiamos de planes. Ya no reinstalamos esta estación. No tiene sentido. Sin datos desde el 2009… No merece la pena seguir midiendo con esa laguna tan grande de datos. Con el teléfono satelital contactamos al helicóptero. Adelantamos nuestra salida. Mañana por la mañana nos viene a recoger.

Tarde-noche preparando y embalando todo el material de nuevo para tenerlo listo a la llegada del helicóptero a la mañana siguiente. A pesar del ajetreo entre bolsas, equipo y cajas, ya no lo puedo ocultar más, ni mantener dentro de mí por más tiempo. Tengo que liberar del interior esa presión que a modo de latidos me sacude con fuerza. Esas lágrimas cómplices resbalando por mis mejillas son las encargadas de favorecerme ese escape … Me siento triste. Ya me animaré. Pero en este momento necesito entenderme a solas con esa desazón e impotencia. Claro que pasará y seguiremos adelante con nuevos planes y pensando en positivo, pero eso no implica que no pueda sentirme triste… La resiliencia está ahí y me empujará a seguir proyectando hacia el futuro, como no puede ser de otra manera. Esto terminará pasando a ser solo un desafío más. Pero en este momento toca mirar cara a cara a ese sentimiento de tristeza que en mi interior se ha generado.

  • No está la estación del Ártico Sueco

Etiquetas:

Compartir:

9 comentarios:

  • Por marquesdevalero (13/07/2017, a las 11:05)

    A pesar de saber el desenlace, se me han saltado las lagrimas al leer tu relato. Qué rabia... tristeza... e impotencia. Ánimo cielo. Ahora descansa y pasa un buen verano.

  • Por Karmenka (14/07/2017, a las 07:25)

    Muchas gracias por esas palabras de ánimo y de apoyo.
    Sí, ahora toca descansar de unas tareas, trabajando con otras y siempre mirando hacia el futuro para continuar avanzando a pesar de todos los contratiempos.
    ¡¡Feliz verano!!

  • Por Jean-Luc (14/07/2017, a las 09:30)

    Bonjour Karmenka,

    désolé, vraiment.
    Quelle étrange planète que la nôtre.

    Je t'embrasse,
    Jean-Luc

  • Por Alejandro Alvarez Luque (17/07/2017, a las 16:36)

    Es desolador, es desalentador, pero, desgraciadamente, se veía venir. Glackma es un milagro: Adolfo y Karmenka ,(y otros, como ahora Carlos), han montado una serie de estaciones de seguimiento en los dos hemisferios. Contemplar, cómodamente instalado frente al ordenador, esa colosal empresa de recogida de datos e investigación subsiguiente apabulla, se queda cualquiera boquiabierto que analice el descomunal esfuerzo de estas personas visionarias (prevenir, y contribuir a tratar de paliar, la más dantesca de las catástrofes: la que está por venir). Y es que el esfuerzo, físico, económico desplegado es inmedible. Tener la vida presidida por Glackma lleva consigo muchas renuncias.(Karmenka lo reconoce en alguna entrevista). Como para tener que pasar por el más amargo trago: la estación ha desaparecido y, lo que es peor, los datos de tantos años.
    Pero digo arriba que se veía venir: nuestros dos David(es) luchan con un Goliat casi invencible: la indiferencia de las diversas administraciones. Palmadita en la espalda, en el mejor de los casos, y arreglátelas como puedas. Que además tenéis fama de lograr superar todos los obstáculos. Y claro, no poder atender las estaciones con la frecuencia temporal necesaria, lleva a exponerse a sucesos incomprensibles y demasiado amargos. Las lágrimas de rabia e impotencia que habréis derramado...
    No me quiero extender más. Sabéis que los glackmeros estamos un poco menos locos que vosotros, Criojote y Toposnieve (con perdón), pero os damos todo el ánimo y gritamos:¡ Saldremos adelante.!Entre todos saldremos adelante. Un abrazo solidario.

  • Por Karmenka (17/07/2017, a las 21:13)

    JEAN-LUC, Merci beaucoup pour le soutien et le sentiment avec nous cette perte de données.
    Je t'embrasse

    ALEJANDRO, muchas gracias por tus palabras de ánimo. Sí, entre todos saldremos adelante. No queda otra alternativa… Un fuerte abrazo

  • Por Josemi (18/07/2017, a las 01:56)

    Mucho ánimo! Sois un ejemplo de lucha y entrega, aunque a veces el propio hombre se ponga en absurdas dificultades a sí mismo.
    El agradecimiento y reconocimiento a vuestro esfuerzo y dedicación es el mismo, increíble, máximo.
    Un besazo a los tres y Gracias

  • Por Alejandro Alvarez Luque (18/07/2017, a las 15:27)

    Con avidez pero con la tranquilidad que da conocer ya lo inevitable, he vuelto a leer la última epopeya ártica. Y se me ocurren varias preguntas. La situación de la estación y hasta de sus partes principales la situáis por gps, supongo.¿ Por qué habéis tenido que utilizar las fotografías realizadas durante la instalación para tratar de situar la zona a horadar? Cuando instaláis una estación supongo que ,previamente, tendréis que pedir autorización en el país . ¿Hay algún tipo de compromiso para vigilar o cuidar la instalación? Como me temo que no, me va rondando en la cabeza una idea que expongo: ¿No hay forma de conseguir, en cada país donde hay una estación, un grupo de voluntarios que la visiten con una periodicidad adecuada? Habría que formarles en el manejo pero el sistema sería mucho más económico y, al menos en teoría, eficaz. Porque visto lo sucedido, os imagino preocupados temiendo que pueda suceder algo similar en otra de las estaciones. Y visitarlas todas en corto espacio de tiempo es una quimera. Además de un gasto tremendo. Como estáreis analizando la situación intento aportar alguna idea. Desde mi ignorancia de tantas cuestiones imprescindibles. Descansad y a remontar el vuelo. Mucho ánimo y nuestro reconocimiento por el enorme trabajo realizado. El fallo de esta estación concreta aumenta, si cabe, la importancia de todo el trabajo de instalación y recogida de datos durante tantos años.

  • Por Mario Gómez Díaz (19/07/2017, a las 10:25)

    Ánimo Karmenka, cuando leí el blog no me lo podía creer, me quedé tan petrificado que no sabía qué contestarte. Tener una laguna en los datos, que con tanto esfuerzo habéis ido recogiendo es un palo muy duro, pero tienes que seguir adelante. Y estoy seguro de que lo vas a hacer. Siempre has tenido mucha capacidad para superar las adversidades. Ya sabes que nos tienes para lo que necesites.

    Recuerda que, como bien dices en tu siguiente entrada, hay un motón de gente detrás de ti gritando ¡Karmenka! ¡Karmenka! ¡Karmenka!

  • Por Karmenka (21/07/2017, a las 21:20)

    JOSEMI, ALEJANDRO, MARIO,
    Muchísimas gracias por vuestras palabras, por vuestro ánimo, por vuestro apoyo en la distancia.
    Es un privilegio saber que estáis con nosotros…

Escribe un comentario:

*:
*:
*: